SOBRE MÍ

Me gustaría decir que desde pequeñita tenía claro que de mayor quería ser escritora; que utilizaba cualquier folio en blanco, o no, para inventar historias, elaborar personajes e imaginar lugares de ensueño. Pero nada más lejos de la realidad. Mi descubrimiento fue tardío y, supongo que por ello, de lo más sorprendente. No negaré que cuando leí Mujercitas sentí cierta envidia de Jo; por un breve espacio de tiempo quise emularla, aunque también me ocurrió lo mismo cuando vi la película Supergirl, así que asimilaremos que aquello fue tan poco relevante como pretender salvar el mundo con mis superpoderes (que ya os digo que no tengo).

Lo cierto es que desde siempre me ha costado conciliar el sueño, y como contar ovejas o hasta cien no funcionaba, cada noche imaginaba una historia (que intentaba no olvidar y continuar al día siguiente) para combatir el insomnio. Y sí, por si os lo preguntáis, en todas ellas surgía el amor.

La revelación llegó hace unos años, después de leer una novela bastante mediocre:

“J., me acabo de leer una novela tan mala que hasta yo la habría escrito mejor”, le solté a mi marido un día cualquiera.

¡Dios! No tenía la menor idea de lo que acababa de decir. Pero así empezó todo, con un “pues hazlo” por parte de J. que me dejó con la duda; que se hizo grande entre bromas, aburrimiento y un ¿por qué no? que se me comía por dentro -después de todo, ya tenía a los personajes y sus historias-. Así que, con la idea madurada, hable con J. y, como siempre, me respondió: “Ya sabes que eres capaz de hacer cualquier cosa”.

Y me lo creí.

Por cierto, cuando no escribo, me encanta leer, viajar, pasar tiempo con J. y L. (nuestro peque que se hace mayor a pasos agigantados), charlar con las amigas con una cerveza en la mano; y, aunque no soy de dulces, me considero adicta al chocolate y al jamón del bueno.

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: