Booktrailer – Nada que no desees

Esta es la historia de Roberto y Tessa. Llena de instantes, buenos, malos y regulares. De momentos que duelen y otros que curan. De amigos que permanecen a tu lado; de otros que se van de forma injusta. De gente nueva que llena tu vida, y de lecciones, de muchas lecciones.

 

 

 

Anuncios

Música para Roberto y Tessa

Cada vez nos encontramos más novelas con listas en Spotify con las canciones que representan la historia de sus protagonistas. Y sí, ya sé que en general a todos nos gusta la música. Pero es que además, es un instrumento vital a la hora de buscar inspiración, por lo que me atrevería a afirmar que, con cada canción que se nombra en una novela, el autor nos da un pedacito más de él.

Stacey Kent llegó a mi vida hace poco más de dos años, con unos Roberto y Tessa muy poco evolucionados, pero con muchas ganas de vivir una bonita historia de amor. Personalmente para escribir necesito silencio. En cambio, cuando estoy perdida, las palabras no surgen, las imágenes se atascan en mi cerebro, y mis dedos se niegan a expresar aquello que pasa por mi mente, la música es mi mejor aliada. Y sí, justo en uno de esos momentos, me topé con la dulce voz de esta artista.

If I’m lucky es una preciosa balada y si leéis Nada que no desees, solo tenéis que escucharla cuando Roberto y Tessa cenan en el piso de él y, os aseguro, que veréis a dos personas enamorarse.

Tessa Cooper

If I m lucky – Stacey Kent

Así empezó esta historia

Hoy hace una semana que, Roberto y Tessa, los personajes de Nada que no desees, salieron de mi pequeño mundo para entrar de lleno en el de todos. Desde ese día, que tengo pendiente escribir esta entrada. Y no es pereza, ¡para nada! Es solo que, lo que estoy a punto de compartir, es el pistoletazo de salida para dejarlos ir del todo. Después de tres años junto a ellos, estoy entre apenada y eufórica. Raro ¿eh? Pues no os imagináis lo que es sentirlo.

En fin, allá vamos:

Me encontré con Roberto hace algo más de tres años en el Decathlon. ¡Os lo juro! Yo paseaba tan tranquila por esos pasillos, en busca de ropa para L., cuando un chico alto, pelirrojo, despeinado, de anchos hombros y unos ojos verdes impresionantes se cruzó conmigo. Él, muy inglés, comentaba con un amigo algo sobre los trajes de neopreno que tenían delante. Y yo… pues lo supe al instante: me había dado de bruces con mi muso.

¿Y después qué? Lo primero fue llamar a J., tenía que decirle que acababa de estallar una idea en mi cerebro, una historia que prometía, y que estaba de subidón. J. se partió de risa y después me pidió que, la próxima vez, mejor le enviase un WhatsApp, que recordara que estaba trabajando.

Esa misma noche mi mente dio vida a Tessa y, al día siguiente, Marta, Laura y Mark se hicieron hueco también en ella. La trama completa tardó un poco más en ver la luz, pero cuando lo hizo, fue para quedarse grabada en tinta indeleble.

Me encantaría tener una foto de Roberto para que vierais que no exagero, ¡pero no se la hice! Y darle ese honor a otro chico, pues no —sería cometer alta traición, y me ha dado demasiado—. Lo que sí puedo hacer es mostraros a la Tessa que me ha acompañado todos estos años —aunque admito que, la chica de la imagen de la cubierta que me ha diseñado Alexia Jorques, ¡es total!—.

¡Feliz domingo!

Torrey_DeVitto_presentación

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora